domingo, 14 de octubre de 2018

VI ENCUENTRO ‘ECONOMÍA AL SERVICIO DE LA VIDA’


“Hacia una ecología integral: educación y espiritualidad”

Apúntate aquí a esta jornada única en Sevilla. De la mano de Patxi Álvarez de los Mozos sj y responsables de Bio-Alverde, OIKO crédit o la Red de familias acogedoras.

Será bajo el paraguas de la Encíclica Laudato Si. Sábado 20 de octubre, de 11:30 a 17:30, en el Centro Arrupe Sevilla.

Tenemos el deseo de llevar "un estilo de vida sencillo que exprese nuestra libertad y nuestra solidaridad", y necesitamos animarnos y aprender a hacerlo. 







Servicio gratuito de guardería y almuerzo (5 euros por persona. Gratis para niños/as).

Inscripciones hasta el día 15 de octubre en el siguiente enlace: https://goo.gl/forms/fwbufc9PPAZME3Iq1

miércoles, 8 de agosto de 2018



La conversación espiritual, ¿Por qué no este verano?

“El paseo se fue tornando de rápido y movido a un ritmo acompasado con la respiración que sintonizaba con la densidad que iban tomando las palabras. La noche estaba preciosa y las estrellas brillaban vigilantes, se respiraba mucha paz. No había sido un encuentro demasiado previsto, aunque tampoco casual, habíamos sido compañeros de trabajo muchos años y conocíamos bien nuestras filias y fobias. - Como un amigo habla a otro amigo- sentí. Pasamos de compartir la intensidad de misión, los sueños y los miedos a entrar tímidamente en ese espacio tan poco visitado que es el de compartir nuestros fracasos. Tras un rato de acoger mutuamente lo vivido empezó a desprenderse una luz que de manera suave nos dejó un gusto interno profundo”

El verano es un tiempo en el que el ritmo acelerado en el que vivimos, baja poco a poco, y nos da la oportunidad de viajar a lugares interiores a los que habitualmente nos cuesta entrar en el día a día. En medio de tiempos de ocio y de los “temas” de conversación del verano, surge la posibilidad y se nos ofrece como regalo la oportunidad de una de las herramientas ignacianas más ricas y quizás menos practicada: la conversación espiritual. La conversación espiritual fue una de las prácticas espirituales más usadas por Ignacio en Alcalá, Salamanca y sobre todo en París. Mucho se ha hablado de esas largas noches entre colegiales en Santa Bárbara en las que poco a poco fueron trabando esa amistad profunda. Me imagino como hablaban de los proyectos que tenían cada uno, de sus sueños… algunos ya vieron que querían cruzarlos y hacerlos juntos, a otros como a Javier, les costó más dejarse seducir. A fuego lento y cada uno a su ritmo, pero sin duda que la conversación espiritual tuvo un papel central en lo que años más tarde se cristalizaba en los votos de Montmartre. Ignacio no conversaba de cualquier manera, sabía esperar el momento adecuado en el que había acceso posible para ese diálogo sincero en el que poner toda la persona delante. En la autobiografía cuenta como “solo hablaba de las cosas de Dios acabada la comida” (42). Hace unos años Germán Arana1 alentaba a hacer de la conversación espiritual un instrumento apostólico privilegiado de la compañía. Arana recoge el significado ignaciano del conversar “de hondura de trato, de cierta familiaridad e intimidad”. Y es que no es cualquier conversación – temporal- que diría Ignacio, sino que es aquella que de manera intencionada o no va accediendo a ese lugar de hondura donde habita toda nuestra libertad, querer e interés.

“Hacía calor y nos pusimos debajo de la sombrilla, no veía a su cuñada desde hacía unos meses. ¿Qué tal las niñas? ¿Cómo van en esta etapa adolescente? Es un tiempo muy intenso para ellas, la presión social es fuerte y las veo muy vulnerables. El campo de trabajo ha sido clave, ha venido cantando y más radiante que nunca. Dice que nunca había sentido en un grupo una acogida tan grande por lo que ella es”

Compartir luces, y compartir sombras, preocupaciones nuestras y de los nuestros, y también sueños. Creo que son una de las claves que hacen que nuestras conversaciones pasen de triviales a llegar a lo que de verdad importa. Como hizo con Abraham y Sara, Dios se compromete con nuestros deseos más profundos, con eso más hondo y que con tanta fuerza nos moviliza. Poder conversarlo con otra persona ante la que siento cercanía y cariño es algo tremendamente liberador y me permite desvelar la autenticidad en las decisiones. A mi modo de ver y en lo que voy experimentando, el acento de la conversación espiritual frente al acompañamiento es que la conversación es un tú a tú cercano y directo en el que ambas partes se ponen en juego en una dinámica de compartir honda de lo que va pasando en nuestras vidas, generando un ser amigos y amigas en el Señor de manera más o menos explícita. Algunas claves para esta conversación espiritual en la vida laical podrían ser:

  • En cualquier lugar: En los pasillos de la universidad, en el vagón de tren, o el sofá de Mambré, la conversación espiritual se da y arranca a veces en lugares inexplicables e inverosímiles. Sabemos que hay espacios que ayudan y otros que entorpecen, pero la gracia es así, ¡irrumpe sin avisar! los hombres y mujeres de hoy andamos con tal sed de Dios que cuando se abre una ventanita y hay deseo se da esa conversación que quizás siga otras posteriores -tal vez en un lugar más adecuado- o será un encuentro fortuito pero que por lo significativo es capaz de ser recordado en el día y la hora “recuerdo que era por la tarde y estábamos sentados en ese banco de allí cuando me contó que había decidido dejar el proyecto…”


  • Pero no de cualquier manera: Llegar a esa hondura de la que habla Ignacio puede darse en cualquier lugar, pero no de cualquier manera. Hay ocasiones en las que parece que hay suficiente empatía, escucha activa mutua y acceso a nuestra verdad; y otras en las que hay algo por dentro que nos hace estar atentas y ver que no es el momento o la persona. Frente al “exhibicionismo emocional” en el que nos sumergen las redes sociales, la conversación espiritual se da con cierto temor y temblor. Hablar de las cosas que nos mueven, nos quitan el sueño y nos dan sentido no puede hacerse siempre. Tiene que darse esa longitud de onda común que a veces es difícil incluso con mejores amigas o en la vida de pareja. Cuando se da espontánea y surge como regalo hay que disfrutarla y gustarla, pero cuando queremos abordar algún tema que nos preocupa con nuestros amigos y amigas en el señor, cuidar las condiciones ayuda a que todas las partes puedan crecer por dentro para salir hacia fuera.


  • Recíproca: Como dice José María Rambla2 tenemos muy poco valorada la amistad, y quizás sea lo más valioso que tenemos para ser fieles al seguimiento profundo de nuestra vocación. Necesitamos conversación espiritual a modo de experiencia fraterna, de sororidad en la que poder intercambiar, contrastar y crecer juntas. La vida vivida como misión necesita siempre y en todo momento la palabra de la persona amiga que nos conoce o que nos intuye en lo más profundo. Es un concepto de amistad diferente al que a veces se nos ofrece, es regalado y también que hay saber acogerlo.


  • Aprendida: Hay algo del arte de conversar que se aprende y que tenemos que saber motivar a nuestros jóvenes. Recuerdo las largas tardes de sobremesa de conversación relajada y en momentos profunda. O esas largas noches de verano en las que entre hermanos compartíamos sueños y proyectos. Podían dar las 3 de la mañana sin darnos cuenta. La sabiduría de los mayores y la frescura de los que se inician. Todo cuenta a la hora de ir favoreciendo la entrada en sí que permite hacer el coloquio sincero ante las 3 personas divinas que tanto subraya Ignacio.


  • Abierto a la irrupción de Dios: Por último, creo que hay una invitación a mirar más allá de nuestras fronteras para desvelar y dejarnos sorprender por un nivel de diálogo sincero con otros que lo viven de otra manera, pero ante quienes podemos en la conversación ir encontrando una fuente común. Parientes, vecinos en el bus, personas con las que no comparto la Fe, pero sí la vida... hay una invitación a dejarnos sorprender por cómo lo que nosotros llamamos Dios irrumpe en sus vidas de una manera diferente, sorprendente y a veces sugerente para nosotras “menos ir a la iglesia y más subir al monte” me decía un amigo vasco en proceso de búsqueda. También hay que escuchar el rumor de fuera y dejarse sorprender en la conversación espiritual no solo no prevista, sino con alguien imprevisto.


“Íbamos en el coche de vuelta de un día entero de curso. Después de que ella en el viaje de ida escuchara nuestras gestas, desgastes e ilusiones le hicimos una pregunta: ¿Cómo fue que empezaste a acompañar? Y así como escucharon los compañeros de Emaús ella empezó su relato y durante las más de dos horas de camino ardían nuestros corazones. Nos hizo un gran regalo nos abrió su corazón. No recuerdo lo que dijo ni que fue lo que exactamente pasó, pero sí que había tanta verdad que después de escucharla no quedaba otro remedio que seguir trabajando del lado del Rey Eternal”

Este verano, cada momento puede ser una oportunidad, solo hay que estar disponible y atenta a la Ruah.


Teresa González Pérez CVX Sevilla
Sevilla, 6 de agosto de 2018


1 Arana, G. (2005) “La conversación espiritual un instrumento apostólico privilegiado de la compañía” Revista de espiritualidad ignaciana. Volumen XXVI, I, pp.2-32
2 Ramblas, J.M (2008). El arte de la amistad en Ignacio de Loyola. Cristianismo y Justicia, EIES nº 50

martes, 6 de marzo de 2018


Algunas pinceladas de la Memoria Agradecida, a propósito del encuentro de enlaces de Migraciones CVX- España de febrero.
 

Hace ya unos días del encuentro de enlaces de  Migraciones de CVX España y os comparto parte de lo que ha supuesto para mí participar en nombre de la CVX en Sevilla, lo ve vivido como un regalo, como un tiempo de gratitud profunda por tanto bien recibido desde el Señor. 



El encuentro ha sido un espacio muy interesante en el que hemos ampliado la mirada en clave agradecida y hemos trazado juntos retos y sueños hacia el futuro desde la invitación de DIAKONÍA, oportunidad para fortalecer nuestra respuesta como una sola comunidad en misión, donde todos somos llamados, enviados.

El primer tiempo fue común entre los dos campos: jóvenes y migraciones y en un panel y de una manera muy dinámica fuimos “construyendo”, logros, dificultades, retos.

En un segundo tiempo hemos reconstruido la Historia de gracia en el campo de Migraciones CVX- España, ahora no podría comentarlo todo, me dejaría mucho en el camino, pero el equipo nacional de migraciones lo recuperará y seguro en breve nos lo compartirá a todos.

No obstante, y teniendo en cuenta que muchos miembros CVX se han incorporado recientemente, traigo a la memoria algunos momentos  que a nivel local hemos vivido y he compartido con otros compañeros, tened la seguridad de que ha habido mucha sintonía.

Entre 1996- 1998 años de encuentro previos, experiencias de búsqueda que iban interactuando entre unos y otros.  Algunos en Perú, otros en Paraguay. Nos reconocíamos en territorios diversos pero con llamadas y presencias muy cercanas. En otras comunidades experiencias en África, búsquedas en voluntariado internacional, convergencias.

El año 2001,  justo el inicio de la inquietud y búsqueda de una presencia en lo social como comunidad, inicio de Claver. 

Entre 2005-2007 se marca otro hito importante, cuando iniciamos nuestro Proyecto Apostólico Comunitario en el Campo de migraciones y la perspectiva intercultural, de construcción de ciudadanía: una invitación al encuentro en diversidad.


2010 a 2015 y luego de 2016 a 2018 desde la conformación del Equipo de Migraciones y red de enlaces, en nuestra realidad de Sevilla, hemos pasado de compartir misión apostólica a nivel personal o de un grupo sensibilizado, a concretar un campo de misión apostólica con tres espacios que están llamados a estar interconectados dentro de nuestro Proyecto Apostólico Comunitario, siempre vivo, dinámico: Asociación Claver  promovida por el Centro Arrupe y CVX en Sevilla en misión compartida con la Compañía de Jesús:  red SJM España y el Proyecto de Hospitalidad Mambré en sus dos modalidades: Casa Mambré y Red de Familias Acogedoras Mambré. 

Al ir avanzando coincidían: Círculos de silencio, CIES, espacios de oración interreligiosa, Hospitalida.es, pisos de acogida en Bilbao, proyectos en Pamplona o Burgos, Somos Migrantes,  mirada común que nos enriquece, deseos de hacer mayor presencia en Nador, compromiso de conformar red en CVX migraciones Europa y tanto más!!

Constatación de que como comunidad hemos pisado tierra sagrada, se nos ha regalado la experiencia de la Encarnación en nuestros hermanos migrantes, en diversas situaciones de fractura, pero también cargadas de esperanza.

Así, hoy estamos de alguna manera presentes en las fronteras, intentando dar respuesta en colaboración con otros, pero también, discerniendo cómo podemos crecer como cuerpo apostólico en misión. 



Qué tenemos como horizonte y medio para crecer en comunión:   la invitación a ponernos en camino con el Proyecto Diakonía, discernir juntos cómo podemos ser más eficaces con criterios evangélicos en nuestra misión. Buscar estructuras más ágiles que nos posibiliten dar mejor respuesta como cuerpo apostólico. Para ello, partimos de una premisa importante, no podemos hacerlo solos, estamos llamados a trabajar con otros y llamados también a discernir medios y personas con criterios de bien más universal, etc.

Estar atentos a cuidar el DEAE como nuestro modo de proceder,  y como ejes facilitadores que nos ayudan a situarnos a niveles diversos y complementarios en esta misión: Acompañar, Servir, Reflexionar, Sensibilizar e Incidir, intuiciones desde Salamanca.

En fin, tanto,  pero a la vez, tan pequeño, frágiles manos en vasijas de barro.

Todo esto tomadlo como pinceladas incompletas, retazos que afloran con rostros concretos, pero también reflejan profundos deseos de mayor hondura, estamos llamados a profundizar, a buscar, desde esa perspectiva de la gratuidad del encuentro.  A escuchar, a no adelantarnos al Espíritu.

Hoy me preguntaba, cuál sería la novedad importante en este ir y venir comunitario de lo local a lo universal, quizá sea sobre todo eso, escuchar, dejarnos tocar y animarnos a nuevas formas que las comunidades de hospitalidad nos van ayudando a descubrir, no tenemos todas las respuestas, pero sí grandes deseos.

Gracias por este tiempo, por permitir me-nos dar nuevos pasos en comunidad.


Sylvia Villalba
Enlace Migraciones CVX- Sevilla

lunes, 5 de marzo de 2018


Asamblea Claver con significativa representación de la Comunidad CVX


La Asociación Claver celebró su Asamblea el sábado 3 de marzo, ha sido un momento importante en la vida de la asociación,  para coger impulso y seguir en el compromiso por una sociedad más inclusiva en el campo de las migraciones. En la primera parte se ha aprobado la Memoria de actividades, la memoria económica y el presupuesto del año 2018. La Asociación cuenta actualmente con 30 socios activos y 39 voluntarios. En esta ocasión ha estado presente Miguel González, coordinador del Servicio Jesuita a Migrantes y vocal de la Junta Directiva, quien ha señalado la importancia del aporte de Claver al SJM en el liderazgo de dos líneas fundamentales: frontera sur y mujer migrante y empleo del hogar, así como en la ampliación de la perspectiva con la presencia en los CIES de Tarifa y Algeciras.



En un segundo momento se ha abierto la participación a colaboradores, voluntarios, líderes representantes de asociaciones y amigos. Con la dinámica inicial pudimos representar en un mapamundi, la riqueza de la diversidad y hemos tenido presentes a las personas de 40 nacionalidades que han sido acompañadas por Claver en el año 2017, un total de 1624 personas.  Igualmente,  se ha presentado un informe de la memoria y nuevos retos que tenemos por delante.



Queda expresar agradecimiento a todas las personas que han acompañado este tiempo de diversas maneras, pues en dos años se ha logrado un crecimiento importante. Especialmente a los voluntarios, a la CVX Jerez  quienes siguen con el deseo de seguir implicados en la labor en los CIES y la presencia de los chicos de Casa Mambré.

El haber tenido un espacio abierto, el poder invitar a soñar juntos e implicar a las personas, nos hace caer en la cuenta de esta nueva etapa. Al final, tiempo de convivencia en torno a un arroz chaufa y muchas ganas de hacer posible el encuentro con el otro y derribar barreras.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Peregrinos hacia el perdón.


Este año el retiro de cuaresma de CVX se ha centrado en el Perdón y la Reconciliación, como parte de otras iniciativas como el Rincón del perdón o de la próxima conferencia El difícil perdón. Se ha ampliado a personas relacionadas con el Centro Arrupe y consistió en una peregrinación desde Almonte a la aldea del Rocío de unos 11 km.

Empezamos estableciendo una red de vínculos personales (con un ovillo) entre los casi 30 asistentes, que algunos no nos conocíamos previamente, y que comenzó desde el momento que nos encontramos a las 9:30 y durante el viaje en coche hasta la Venta La Piedra, donde cada uno se presentó y expuso sus expectativas de la jornada. En las mochilas llevábamos una bebida, un bocadillo, algo para compartir… y nuestra historia personal. La más voluminosa era la mochila de Marcelino, de la que fue extrayendo el material de reflexión durante todo el camino, a modo de mago que saca una paloma tras otra de la chistera…






En un precioso día, el camino se dividió en etapas donde hicimos examen de las distintas fases del proceso emocional del perdón y de nuestras vidas. Desde la identificación de la ofensa y su penitencia, hasta perdonarse, pedir perdón y perdonar para avanzar nuestro camino y, finalmente, buscar la reconciliación.

Nos hicimos conscientes de nuestras heridas y que para superarlas hemos de luchar por lo que podemos cambiar y aceptar lo que nos desborda, que perdonando nos liberamos y que para buscar la reconciliación hay que recordar lo que nos une y olvidar lo que nos separa, aunque no siempre se pueda reanudar la relación.

Para este proceso nos apoyamos en un objeto que representaba la ofensa y llevamos durante el camino, así como de unas macetas donde dibujamos situaciones dolorosas y con la que rompimos. Al final del camino, se trataba de completar el proceso deshaciéndose de la ofensa y reparando los tiestos rotos.

Casi a las 18:00 llegamos a la meta de la Ermita del Rocío, donde José Yruela concelebró la misa rociera con otro jesuita a petición de la Hermandad de Torremolinos, que hacia su peregrinación anual.
Durante este camino, compartimos unos aperitivos estupendos, disfrutamos de nuestros bocadillos, vimos cómo se recogían las fresas, nos ensuciamos de arena del camino y nos miramos a través de un espejo. 

Saber leer nuestras vidas como historia y nuestros pasos como camino a una meta, le da sentido a lo que podemos hacer. Jesús nos enseña que la clave es el Amor, poniendo una mirada generosa en nosotros mismo y en los demás.

Sevilla, 25 de febrero de 2018



domingo, 18 de febrero de 2018


Encuentro de formación en acompañamiento espiritual y ejercicios espirituales




Grupo de CVX en Sevilla y Granada en el “Encuentro de formación en acompañamiento espiritual y ejercicios espirituales”. Como siempre respondiendo a lo que Dios nos pide. El curso se ha impartido en la casa de espiritualidad de San Pablo, Dos Hermanas. Segunda parte de tres que componen el curso.


jueves, 15 de febrero de 2018

Reflexión sobre encuentro de fundamentación.


Durante el fin de semana del 12 al 14 de enero tuvo lugar el IV Encuentro de Fundamentación de CVX en Andalucía y Canarias. Ha sido un gran regalo del Señor poder asistir.
Finalizada, el curso pasado mi periodo de acogida, sentía deseos de conocer más sobre nuestra comunidad y consideré este encuentro como una oportunidad de acercamiento, de ir conociendo y profundizando.

Agradezco muchísimo a todos los que habéis intervenido, colaborado y hecho posible este encuentro, por vuestra implicación, vuestro tiempo, vuestro cariño, gracias por tanto bien recibido. Gracias por hacerme disfrutar de un intenso fin de semana de conocer, profundizar, orar, compartir, desear, soñar…



El sábado por la mañana, tras nuestra oración comunitaria y unas prácticas claves sobre objetivos de esta Etapa de Fundamentación que nos compartieron José Antonio y Pedro, a los que agradezco su dedicación y atención durante todo el encuentro, asistimos a una mesa redonda en la que intervinieron representantes de los distintos campos de misión, -familia, joven, migrantes y socio-política-, me fueron entusiasmando, con la ilusión con la que compartían esos proyectos que, poco a poco, se van haciendo realidad y, aquellos otros con los que se sueña. Me sentía agradecida por permitirme mirar allí donde la vida nos pide compromisos, por acercarme a esas fronteras donde, con vuestra fuerza, ahora voy siendo capaz de mirar, sentir y compartir vuestros retos.



Fui tomando conciencia de la importancia de los distintos campos de misión, pues nacen de un proceso en el que las misiones personales, que se comparten, que se mezclan unas con otras, van creciendo, se van enriqueciendo... y me llega al corazón lo necesario que es la implicación de todos! ...acompañar y compartir tus búsquedas, tus sueños, sentir míos tus retos...., no puede ser de otro modo,  y va surgiendo en mí el deseo de hacerme más permeable para sensibilizarme y conectarme más. Desde aquí, comienzo a entender un poco el Proyecto Diakonia, del que últimamente oigo hablar, pues como nos decía José María Galán, estamos ante un proceso de crecimiento en el servicio; no podemos quedarnos estancados, estamos llamados a crecer en misión, mediante un proceso espiritual que aspire a materializarse en acciones concretas. Estamos llamados a implicarnos en un proceso de búsqueda de la autenticidad de la misión, conforme al Plan de Dios para nosotros, estando atentos a las necesidades más urgentes de nuestro tiempo, sintiéndonos todos unidos en misión. 

Tuve la oportunidad de profundizar sobre la CVX como una comunidad de convocados por el Señor, llamados por el Señor, para colaborar en la construcción del Reino, sirviendo en las fronteras, en misión, tratando de dar respuestas a las necesidades, desde el servicio y el amor, que transforma y construye, pero desde una conciencia colectiva.

Me llamó mucho la atención, el concepto de vinculación constitutiva del que nos habló Alfonso Salgado. Me hizo ser más consciente de la gran importancia que tiene para la CVX, todos y cada uno de sus miembros, pues cada uno de nosotros hacemos "completa" a la CVX. Yo misma, con mis limitaciones, mi fragilidad, mi insignificancia..., y tú con las tuyas, todos, siendo la diversidad una gran riqueza. Esta idea, me hace pensar en la responsabilidad que tenemos todos, pues la CVX, como cuerpo apostólico, se reconoce, se hace plena y es identificable en cada uno de sus miembros, en cada uno de nosotros.

Con toda la información recibida hasta este momento, trabajamos en grupos y me sentí agradecida de poder compartir con personas que, aunque no conocía, nos entendimos y comprendimos muy bien, como de toda la vida.



Después, compartimos la eucaristía, celebrada por José Yruela, a la que nos acompañaron algunos hermanos de CVX Sevilla, las lecturas del día no podían ser más a propósito, resonando en mi interior las palabras de Samuel... “aquí estoy Señor, porque me has llamado...".

Tras la cena, hicimos la revisión del día compartiendo nuestros ecos de cuanto había dado de sí la jornada, y antes de retirarnos a descansar, hubo lugar para un divertido rato de risas.

Ya el domingo, tras nuestra oración compartida, continuamos profundizando, y reflexionando sobre la importancia de nuestra identidad, de quiénes somos, de discernir cuál es el sueño de Dios y a dónde nos llama, así como la importancia de nuestra vocación, de cómo respondemos al llamado de Dios, cómo respondemos a este mundo, desde nuestra espiritualidad ignaciana encarnada en la realidad y, muy importante, cuánta libertad tengo yo para responder a esa llamada.


Nuestro Presidente Mundial, nos cuenta que tras estos primeros cincuenta años de la CVX donde se ha trabajado mucho por definir bien estos elementos claves que decía, la identidad y la vocación, toca ahora hacer esfuerzos por seguir dando pasos en Misión. En este mundo roto, aunque nos llena de esperanza, debemos preguntarnos cuál es la contribución de CVX a la realidad de este mundo. Esto será una de las claves en la próxima Asamblea Mundial de Buenos Aires, con el lema “CVX, un regalo para la Iglesia y para el mundo”. Aunque, desde luego, es una afirmación, Mauricio nos invita a que todos nos lo preguntemos, ¿soy yo un regalo? ¿Para quién? ... La CVX es un regalo para el mundo, ¡cada uno de nosotros lo somos!, hemos recibido tanto, tenemos tanto que ofrecer, tanto que dar… También es interesante la reflexión que nos hace sobre la necesidad de apostar para que el mismo nivel de capacidad transformadora apostólica que se da en lo personal, se dé también en lo comunitario, me quedo con ello para irlo digiriendo y trato de abrazar esta propuesta sobre la importancia del discernimiento comunitario.

Finalmente, agradezco la oportunidad de sentirme conectada a muchas personas de este mundo, en un mismo sentir, y me conmueve el recuerdo de esos hermanos que viven en lugares de nuestro mundo tan difíciles, donde en tantas ocasiones sus vidas corren peligro, donde tienen que reunirse a escondidas, donde han tenido que huir de sus tierras..., tantos rostros de Cristo presentes.
Gracias. Gracias por ayudarme en mi caminar. Que el Señor nos dé luz, sabiduría, humildad para seguir avanzando, colaborando en la construcción del Reino, para más amar y servir.


María José P. Grupo Esperanza.